San Luis Potosí, S. L. P. México
BUSCAR
Sección: Vida
¿Sufres trastornos de la personalidad?
14/11/21 | 11:40 | Por: Redacción
La angustia prolongada puede provocar cambios en nuestro comportamiento y afectar las emociones.
Nuestra personalidad es producto de emociones, pensamientos, comportamientos... pero algunas veces experimentamos gran cantidad de angustia que, si se prolonga durante tiempo, puede provocar un trastorno de personalidad.

Existen tipificados 10 trastornos de la personalidad que se clasifican, a su vez, en tres grupos:
  • Grupo A: extraño y excéntrico.
  • Grupo B: dramático, emocional y errático.
  • Grupo C: temeroso y ansioso.

DENTRO DEL GRUPO A ENCONTRAMOS:
  • Trastorno paranoide de la personalidad. Los pensamientos, sentimientos y experiencias asociados con la paranoia pueden hacer que al paciente le resulta difícil confiar en otras personas, incluso en sus amigos y familiares, pues creerá que lo usarán o se aprovecharán de él; también tiene dificultad para relajarse y ve amenazas (que otros no ven) en situaciones cotidianas.
  • Trastorno esquizoide de la personalidad. Las personas con trastorno esquizoide de la personalidad pueden mostrar poco interés en entablar relaciones personales o participar en interacciones sociales. Pueden tener problemas para interpretar las señales sociales, lo que les hace parecer emocionalmente distantes.
  • Trastorno esquizotípico de la personalidad. Las personas con este trastorno suelen tener pocas relaciones cercanas fuera de su propia familia. Esto se debe a que tienen dificultades para comprender cómo se desarrollan las relaciones y también cómo afecta su comportamiento a los demás. También pueden tener dificultades para comprender o confiar en los demás. Suelen sentir ansiedad social en exceso y expresiones faciales inapropiadas o extrañas, por ejemplo.

DENTRO DEL GRUPO B ENCONTRAMOS:
  • Trastorno de personalidad antisocial. Este trastorno es mucho más común en hombres que en mujeres y se caracteriza por una insensible indiferencia por los sentimientos de los demás. El paciente ignora las reglas y obligaciones sociales, es irritable y agresivo, actúa impulsivamente, carece de culpa y no aprende de la experiencia. En muchos casos, no tiene dificultad para encontrar relaciones, e incluso puede parecer encantador, pero estas relaciones suelen ser turbulentas y breves.
  • Trastorno narcisista de la personalidad. Los síntomas más típicos son: un sentido desorbitado de la importancia personal; necesidad constante de atención y falta de empatía hacia los demás. Esta persona puede sentirse superior a todos los demás y, a menudo, fantasea con la belleza, el poder, el dinero y el éxito ilimitados. También puede ser extremadamente sensible a las críticas y al fracaso y experimentar variaciones intensas en su estado de ánimo.
  • Trastorno histriónico de la personalidad. La mayoría de las personas disfrutan de recibir cumplidos o comentarios positivos sobre sus acciones pero con este trastorno, se sienten muy incómodas si no son el centro de atención; sienten que tienen que entretener a los demás y buscan constantemente, o sentirse dependiente de la aprobación de los demás o coquetear y vestirse provocativamente para asegurarse de seguir siendo el centro de atención.
  • Trastorno límite de la personalidad. Las personas con trastorno límite de la personalidad se suelen sentir vacías y abandonadas, independientemente del apoyo de la familia o comunidad. Pueden tener dificultades para lidiar con eventos estresantes y tener episodios de paranoia. También tienden a participar en comportamientos de gran riesgo e impulsivos, como beber en exceso y jugar.

DENTRO DEL GRUPO C ENCONTRAMOS:
  • Trastorno de la personalidad por evitación. Una persona con trastorno de personalidad por evitación evita situaciones sociales y relaciones interpersonales cercanas, principalmente debido al miedo al rechazo y al sentimiento de que no es lo suficientemente buena. Tiene baja autoestima y le cuesta confiar en los demás; puede parecer extremadamente tímida y socialmente inhibida. Podría tener un mayor riesgo de abuso de sustancias ilegales, trastorno alimentario o depresión.
  • Trastorno de la personalidad dependiente. Se caracteriza por tener falta de confianza en sí mismo y una excesiva necesidad de ser atendido. Esta persona necesita mucha ayuda para tomar decisiones cotidianas y relega las decisiones importantes de la vida al cuidado de los demás. Teme mucho el abandono y puede hacer todo lo posible para asegurar y mantener relaciones. Son personas dependientes y vulnerables al abuso y la explotación.
  • Trastorno de la personalidad obsesivo-compulsiva. No es lo mismo que el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC). La persona con TOC se da cuenta de sus obsesiones y compulsiones. La persona con trastorno de la personalidad obsesivo-compulsiva, no. Pueden esforzarse por alcanzar la perfección en todos los aspectos de su vida. Sienten que ningún logro es suficiente. Cuando no puede controlar la situación o las cosas cambian a su alrededor, es posible que se sienta extremadamente ansiosa y vulnerable.
Comentarios
Espacio disponible