San Luis Potosí, S. L. P. México
BUSCAR
Sección: Salud
¿Funcionan las vacunas contra Covid-19?
03/08/21 | 12:30 | Por: Redacción
Las campañas de vacunación podrían continuar durante años, aunque se necesita investigación para comprender cuándo se necesitarán refuerzos.
Con las dosis de COVID-19 en miles de millones de brazos, está surgiendo evidencia de lo bien que funcionan en entornos del mundo real. Las vacunas autorizadas para uso de emergencia han controlado con éxito las epidemias en países donde al menos la mitad de la población está completamente inmunizada.

Pero a medida que se propagan variantes más transmisibles, lo que provoca nuevos brotes y un aumento de las infecciones, las autoridades sanitarias recomiendan que algunas personas inmunizadas usen cubrebocas en el interior para aumentar la protección de las vacunas.

1. ¿Qué tan buenas son las vacunas COVID?
En general, las dosis contra COVID son extremadamente buenas, aunque no perfectas, para proteger contra la hospitalización y la muerte. Investigadores en Taiwán encontraron que un aumento del 10 por ciento en la cobertura de la vacuna se asocia con una reducción del 7.6 por ciento en la tasa de letalidad. La mayoría de las vacunas también brindan un muy buen escudo contra el desarrollo de síntomas de COVID, y algunas pueden brindar una buena protección contra la infección con el virus que causa COVID, SARS-CoV-2. La última capacidad es importante porque da como resultado el tipo de inmunidad esterilizante que detiene la propagación del virus, una hazaña que acercará al mundo a poner fin a la pandemia a través de la llamada inmunidad colectiva. En cualquier caso, la vacunación está asociada a una reducción del 40 por ciento al 50 por ciento en los casos de COVID entre los contactos domésticos de una persona infectada, y se anticipa que las vacunas de nueva generación serán aún mejores para prevenir la transmisión.

2. ¿Cuáles son las advertencias?
La evidencia hasta ahora está sesgada, ya que Israel, EU y el Reino Unido proporcionan la mayoría de los datos, que se refieren principalmente a las vacunas fabricadas por AstraZeneca y Pfizer y su socio BioNTech. Las estimaciones para las vacunas Sputnik V y Sinopharm son las más limitadas. Además, aunque se han puesto a disposición del público más de 90 estudios de efectividad de vacunas, su calidad varía considerablemente, según la Organización Mundial de la Salud.

3. ¿Son algunas vacunas mejores que otras?
Son muy similares, aunque no se han realizado ensayos clínicos uno a uno. Por ahora, las llamadas vacunas de ARNm fabricadas por Moderna y Pfizer-BioNTech parecen superiores. Además, la mezcla de vacunas (la mayoría requiere dos inyecciones) parece generar una sólida respuesta inmunitaria. Los médicos han reiterado, sin embargo, que la mejor vacuna es la que está disponible en el lugar donde te encuentres, ya que cualquier protección es mejor que ninguna contra este virus.

4. ¿Por qué es difícil saberlo?
Los niveles de eficacia estimados a partir de ensayos clínicos no son necesariamente comparables porque cada estudio de vacuna utilizó diferentes regímenes y medidas. También se realizaron en diferentes grupos de personas y en diferentes momentos, cuando prevalecían diferentes cepas. En algunos países, como Chile, se han administrado dos vacunas simultáneamente, lo que permite comparar los dos grupos. Pero las personas que recibieron las inyecciones pueden haber diferido en términos de su vulnerabilidad y probabilidad de estar infectadas, por lo que la efectividad de cada vacuna puede no ser directamente comparable. Aún así, los resultados muestran qué tan bien las vacunas están previniendo los casos de COVID, las hospitalizaciones y las muertes a partir de datos del mundo real.

5. ¿Qué tan duradera es la protección?
Lo sabremos a medida que pase el tiempo. Un estudio no publicado de investigadores de Pfizer que siguió a las personas vacunadas durante un máximo de seis meses informó una tendencia a la disminución gradual en la eficacia de la vacuna contra una infección sintomática, pero descubrió que su inyección seguía siendo “altamente eficaz” en general. La eficacia alcanzó un máximo del 96.2 por ciento en los dos meses posteriores a una segunda inyección, y disminuyó gradualmente al 83.7 por ciento a partir de los cuatro meses, y luego en un promedio del 6 por ciento cada dos meses. Es probable que la disminución de la inmunidad inducida por la vacuna se detecte primero por fallas de la vacuna en individuos vulnerables, como diabetes y pacientes con insuficiencia cardíaca y reflejan niveles más bajos de anticuerpos bloqueadores de virus.

Investigadores del Reino Unido dicen que un escenario probable es que, a medida que la inmunidad disminuya gradualmente, más personas vacunadas se infecten, pero su sistema inmunológico controlará rápidamente la infección, lo que resultará en síntomas leves o nulos. Sin embargo, la exposición al virus estimulará y ampliará aún más su respuesta inmunitaria.

Las campañas de vacunación contra el SARS-CoV-2 pueden continuar durante años, aunque se necesita investigación de seguimiento para comprender cuándo se necesitarán refuerzos y la frecuencia óptima para las sucesivas inoculaciones.

6. ¿Qué efecto tienen las variantes sobre la potencia de las vacunas?
Ellos difieren. Delta, la cepa reportada por primera vez en India en octubre, es la más preocupante detectada hasta ahora. Delta, dos veces más transmisible que el coronavirus que provocó la pandemia, se está volviendo dominante a nivel mundial. Los estudios del Reino Unido han demostrado que es más resistente a las vacunas que la variante Alfa que surgió allí a fines de 2020, particularmente en personas que han recibido solo la primera dosis.

Algunos investigadores dicen que será necesario inmunizar a una mayor proporción de personas en la comunidad para ralentizar y eventualmente detener la transmisión a través de la inmunidad colectiva. La reducción en la efectividad de la vacuna causada por Delta puede variar según el tipo. La inyección de Pfizer-BioNTech pareció ser más efectiva que la de AstraZeneca en un estudio. publicado en el New England Journal of Medicine en julio.

7. ¿Qué hace que Delta sea más complicado?
Se ha demostrado que las vacunas reducen la concentración de partículas víricas, o cargas virales, en las vías respiratorias de las personas infectadas. Pero la Delta está asociada con cargas virales que son mil 200 veces más altas en las personas recién infectadas en comparación con la cepa de coronavirus original, una característica que ayuda a que la Delta se propague tan fácilmente como la varicela.

Eso se vio en un brote dramático en Provincetown, Massachusetts, a mediados o finales de julio, en el que aproximadamente tres cuartas partes de los 469 casos de COVID detectados ocurrieron en personas completamente vacunadas. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EU recomendaron recientemente que las personas vuelvan a usar máscaras en interiores en algunas situaciones.

Delta es más propenso a romper la inmunidad inducida por la vacuna y dice que puede causar una enfermedad más grave que todas las otras formas del virus, informó el New York Times a fines de julio, citando un documento interno que sostiene que los funcionarios deben “reconocer que la guerra ha cambiado”.

Con información de Bloomberg
Con información de Jason Gale
Comentarios