San Luis Potosí, S. L. P. México
BUSCAR
Sección: área
Atletas por el triunfo olímpico
25/07/21 | 15:38 | Por: Rocío Morales
Con un año de atraso y marcadas por la pandemia, las Olimpiadas tuvieron una gran ceremonia de inauguración y con todas las medidas sanitarias.
“Imagine”, la emblemática canción escrita e interpretada por John Lennon, se convirtió la madrugada del viernes en el himno de los Juegos Olímpicos Tokio 2020. 

Mientras un el aire se escuchaba una moderna y singular versión de “Imagina” en las voces de Alejandro Sanz, John Legend, Urban Keith, Angelique Kidjo y el Coro Infantil Japonés Suginai, todos ellos representantes de los cinco continentes, 2 mil drones iluminaron el cielo que cubría el estadio olímpico formando una gigantesca esfera azul que formó primero el emblema de los Juegos Olímpicos y luego se transformó en un globo terráqueo. 

La ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Tokio se celebró un año y cuatro meses después de que se anunciara su aplazamiento debido a la pandemia que el mundo enfrento a causa del COVID-19, y tras un majestuoso espectáculo que se prolongó por casi cuatro horas, oficialmente se dio inicio a la milenaria justa olímpica. 

Al ser Japón el líder mundial de la tecnología, esta y la tradición fueron el común durante la ceremonia inaugural que, -por primera vez en su historia-, se celebró sin público y a puerta cerrada, lo que la sitúa ya como la más extraña desde su nacimiento. 

Jóvenes haciendo ejercicio sobre máquinas separadas a una enorme distancia sobre la cancha Estadio Olímpico de Tokio, mostrando una escena de soledad y aislamiento que cada vez es más cotidiana en nuestra vida diaria, fueron parte de la fiesta inaugural de la justa olímpica más importante del orbe. 

Diferentes manifestaciones de artes escénicas tradicionales y de la época contemporánea de la vida del Japón, mismas que se explicó estaban siendo escenificadas por distinguidas celebridades niponas, deleitaron al mundo a través de las señales de televisión y el internet.

Como una forma de homenaje a quienes en 1964 organizaron los primeros Juegos Olímpicos en Tokio, unos gigantescos anillos de madera elaborados con árboles nacidos de semillas que en su momento fueron plantadas por atletas participantes en aquella justa olímpica, fueron parte del espectáculo. 

La parte más esperada por los diferentes países del orbe llegó cuando las delegaciones de atletas comenzaron a desfilar bajo los acordes de la música de los videojuegos más populares de Japón, tales como: Final Fantasy, Pro Evolution Soccer, Sonic The Hedheog y NieR. 

Durante el desfile, los atletas desfilaron con cubrebocas y casi todos guardando la sana distancia de al menos dos metros que fue marcada por el comité organizador en los llamados “Playbooks”, que fueron entregados a cada uno de los participantes y aunque los integrantes de los representativos de Kirguistán y Tayikistán no portaron mascarilla, en las diferentes transmisiones se adelantó que esta acción les valdría una sanción de los organizadores. 

Otra de las acciones que marcaron la primer justa olímpica post pandemia se dio cuando cada una de las 207 de las delegaciones de los países participantes contó con dos abanderados, un hombre y una mujer, lo que hizo aún más especial el desfile de los 5 mil 700 atletas. 

Entre los atuendos de las delegaciones de atletas predominaron los colores representativos de sus naciones, sobresaliendo las vestimentas tradicionales de los países africanos y caribeños; los llamados “chándal” diseñados por Armani que portaron los integrantes de la delegación de Italia, y el pecho descubierto que mostraron los musculosos abanderados de Tonga y Vanuatu. 

El fuego olímpico de Tokio 2020 fue encendido por Naomi Osaka, la tenista que es hoy por hoy la gran esperanza de medalla olímpica para los japoneses, y quien tras subir una elegante escalinata, prendió la llama en una estructura metálica.
Comentarios