San Luis Potosí, S. L. P. México
BUSCAR
Sección: Ciencia
Mujeres embarazadas transmiten inmunidad a bebés tras recibir vacunas Covid, indica estudio
30/03/21 | 12:38 | Por: Redacción
Aún es información temprana, pero arroja luz sobre el tema.
Las vacunas contra el COVID-19 están demostrando ser altamente efectivas durante el embarazo, según un estudio recientemente publicado en el American Journal of Obstetrics and Gynecology. También se ha descubierto que las madres que han sido vacunadas están transmitiendo inmunidad a sus recién nacidos.

Un grupo de investigadores de Massachusetts estudió la respuesta de las mujeres embarazadas a dos vacunas de ARNm aprobadas: Pfizer / BioNTech y Moderna / NIH. Las mujeres fueron vacunadas durante el embarazo o la lactancia, y su capacidad para producir anticuerpos específicos contra el virus se comparó con la de las mujeres vacunadas que no estaban embarazadas.

Si bien la pequeña cantidad de mujeres incluidas en este estudio (131) es un factor limitante, no obstante, proporciona información temprana muy importante sobre la seguridad y efectividad de la vacuna COVID-19 durante el embarazo. Esto es importante, porque las nuevas enfermedades infecciosas pueden conllevar todo tipo de riesgos para las mujeres durante el embarazo y el parto, así como en la fase neonatal. Todos estos riesgos deben tenerse en cuenta al tomar decisiones de atención médica relacionadas con las mujeres embarazadas y, en particular, al considerar las estrategias de vacunación.

Riesgos conocidos

Si bien aún quedan muchas cosas que aún no sabemos sobre los efectos del COVID-19 en las mujeres embarazadas y sus bebés, hay algunas cosas que sí sabemos.

Al principio del embarazo, el virus no se asocia con una mayor probabilidad de aborto espontáneo. La transmisión vertical, donde el virus pasa de la madre al bebé en el útero, es relativamente rara. Y los bebés rara vez se enferman.

También sabemos que, en general, las mujeres embarazadas tienden a tener síntomas más leves que la población general. Sin embargo, siguen teniendo un mayor riesgo de complicaciones, incluida la inflamación placentaria, y pueden enfermarse gravemente. Esto, a su vez, puede conducir a una mayor probabilidad de ser admitida en cuidados intensivos y dar a luz prematuramente. Al igual que en la población general, las mujeres embarazadas que son negras o asiáticas, así como quienes tienen obesidad, tienen un mayor riesgo de contraer una forma grave de COVID-19.

Ahora, por supuesto, la vacunación evitaría estos resultados. Sin embargo, las mujeres generalmente no se incluyen en los primeros ensayos de vacunas si están embarazadas. Recién ahora están surgiendo datos relacionados específicamente con la respuesta a la vacuna de mujeres embarazadas y en periodo de lactancia. El trabajo publicado en este artículo es el primer estudio que aborda este tema, lo que lo hace increíblemente valioso.

Respuesta de anticuerpos

El estudio de Massachussets se centró en 84 mujeres embarazadas, 31 que estaban amamantando y 16 que no lo estaban. Cada una de las mujeres recibió dos dosis, lo que se conoce como preparación y refuerzo, de una de las vacunas. Se les extrajo sangre tras la aplicación de cada dosis, y nuevamente hasta seis semanas después de la segunda.

Estas muestras de sangre se utilizaron para rastrear las respuestas de anticuerpos de las mujeres al virus. Los resultados fueron contundentes. Se encontró que todas las mujeres, tanto embarazadas como en periodo de lactancia, tenían una inmunidad sólida, comparable a la de las mujeres no embarazadas. Y esta inmunidad aumentó con el tiempo, después de la vacunación.

Los investigadores compararon estos hallazgos con la respuesta de anticuerpos en mujeres embarazadas que habían contraído el virus de forma natural. Esto les permitió demostrar que el nivel de anticuerpos producidos en respuesta a las vacunas excedía con creces los producidos en respuesta a infecciones naturales.

Inmunidad pasiva

Una razón importante para vacunar a las mujeres embarazadas es para que, a su vez, puedan proporcionar sus anticuerpos al bebé. Esto se conoce como inmunidad pasiva y ocurre cuando una madre se infecta de forma natural o cuando se vacuna. Los anticuerpos que produce se transmiten a su bebé a través de la placenta o mediante la lactancia. Esto brinda protección al bebé contra enfermedades infecciosas con las que podría entrar en contacto mientras su propio sistema inmunológico aún está madurando. Es una de las razones, por ejemplo, por las que se alienta a las mujeres embarazadas en muchos países, incluido el Reino Unido, a vacunarse contra la gripe y la tos ferina.

Cuando nacieron los bebés de las mujeres que formaron parte del estudio, los investigadores estudiaron muestras de sangre de sus cordones umbilicales. Encontraron anticuerpos específicos del virus en cada muestra. Esto muestra que las madres vacunadas están transmitiendo anticuerpos a sus bebés a través de la placenta, de acuerdo con lo que sabemos de los estudios sobre infecciones naturales. También encontraron anticuerpos específicos del virus en la leche materna de las mujeres que estaban amamantando cuando se vacunaron, lo que significa que la inmunidad pasiva también se está produciendo a través de esta ruta.

Los investigadores de este estudio también pudieron proporcionar información sobre cuándo el embarazo podría ser el mejor momento para vacunar a las mujeres embarazadas. La vacunación de mujeres en diferentes trimestres de su embarazo no afectó los niveles de anticuerpos. Esto sugiere que las mujeres pueden tener una respuesta sólida a la vacuna en cualquier etapa del embarazo.

Por el contrario, el análisis de la sangre del cordón umbilical muestra que la segunda dosis de una vacuna es importante para maximizar la inmunidad pasiva del bebé. Los niveles más bajos de anticuerpos en las muestras de cordón umbilical provinieron de una mujer que dio a luz a su bebé antes de la segunda dosis. La capacidad del anticuerpo para detener la entrada del virus en las células y causar infección también parece necesitar una dosis de refuerzo. Esto sugiere que tomar ambas dosis antes de dar a luz es fundamental para garantizar que el bebé reciba la mayor protección posible.

Próximos pasos

Recientemente se ha pedido que se incluya a las mujeres embarazadas en las primeras etapas de los ensayos de vacunas, a fin de limitar los retrasos en la protección de ellas y de sus recién nacidos. Este estudio apoya esas llamadas.

También destaca los próximos pasos importantes. Se necesitan estudios más amplios para investigar cuándo es el mejor momento del embarazo para vacunar. Estos deben incluir un análisis más detallado de cómo las madres responden a la vacuna en las diferentes etapas del embarazo, si la vacuna previene la inflamación placentaria y el parto prematuro, y qué efectos podría tener este momento para la inmunidad pasiva en los recién nacidos.

También apunta a otras cuestiones importantes. ¿Qué tan efectiva es la inmunidad transferida al bebé? ¿Y cuánto dura la inmunidad viral inducida por la vacuna en la madre cuando la vacuna se realiza durante el embarazo? Necesitaremos más estudios para responder a estas preguntas.

*Por Catherine Thornton, profesora de inmunología humana de la Universidad Swansea, y April Rees, investigadora en inmunología de la misma institución.
*The Conversation es una fuente independiente y sin fines de lucro de noticias, análisis y comentarios de expertos académicos.
Comentarios