San Luis Potosí, S. L. P. México
BUSCAR
Sección: SLP Exprés
Los bosques de basura en la Sierra de Álvarez (+Galería)
01/03/21 | 07:52 | Por: David Medrano
No es secreto cómo los espacios de naturaleza que abarcan más de 16 mil hectáreas son invadidos por botellas de PET y perniciosas charolas de unicel, entre otros deshechos. (Exclusiva).
Enclavados en valles que serpentean entre desechos y cañadas contaminadas, los bosques del Área Natural Protegida de Sierra de Álvarez, sucumben poco a poco a la basura.

Es la basuraleza.

Los espacios naturales de esa mágica región que abarca una superficie de 16 mil 900 hectáreas, los cubren el pernicioso unicel, las bolsas de plástico han hecho de las sombras que conceden árboles de hasta 15 metros de altura, sus verdaderos dominios.

La Sierra de Álvarez en su majestuosidad se expande sobre tres municipios de SLP (Armadillo de los Infante, Zaragoza y San Nicolás Tolentino), el embate de la basura parece ensañarse con las áreas boscosas de pinos, encinos, chapotes y  cedros.

Botellas de PET y de vidrio que podrían reciclarse, sin embargo, son un testimonio hostil de las actividades humanas, en su convivencia con un entorno que desde el año 2001 está considerado como Área Natural Protegida.

No es ningún secreto cómo la basura devora los bosques de pinos, pese a los endebles anuncios en cartón naranja, en los que se advierte de las posibles sanciones a los paseantes que abandonan sus desechos, un letrero triste que se yergue en un área en la que se diseminan como fauna y flora del lugar las botellas de plástico, platos de unicel, vidrio, cartón, papel, cubrebocas, bolsas, entre otros.

Una ANP de protección similar es la que considera la Federación, para una superficie parecida, pero en la Sierra de San Miguelito. 

La Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas, es la responsable de tutelar el bienestar de esos espacios, en los que se agrupa lo más representativo de la flora y fauna del país. 

En los bosques de basura se almacenan los residuos, hasta en las más profundas cañadas, en las que las mágicas sombras boscosas convierten la respiración humana en resuellos, botellas de cerveza se incrustran entre las ramas rotas, hojas, y vegetación.
Comentarios
Newsletter