San Luis Potosí, S. L. P. México
BUSCAR
Sección: Vida
Olvídate de los kilitos de más
10/01/21 | 14:50 | Por: Redacción
Si subiste de peso esta Navidad, no te angusties ni te obsesiones con adelgazar, tampoco recurras a dietas extremas. El secreto está en aprender a comer.
¿Las celebraciones navideñas han dejado huella en tu cuerpo? Aquí tienes, en forma de propósitos, seis claves de expertos que te ayudarán no sólo a volver a tu talla, sino a comer mejor siempre. Los resultados se notarán en tu cuerpo, en tu salud y en hasta en tu humor.

Recuerda que lo más importante es cuidar tu salud y alimentarte sanamente, no te obsesiones con los kilitos de más ni hagas dietas extremas.

NO TE SALTES LAS COMIDAS
Tanto para perder lo que has ganado en Navidad como para mantenerte en tu peso, debes hacer cinco comidas al día. Si un día te pasas de cantidad o calorías, al día siguiente conviene realizar un desayuno más ligero, pero nunca eliminarlo, ya que repone fuerzas y controla el apetito hasta la hora de comer; la fruta y la verdura entre horas te ayudará a evitar el picoteo. Tu máxima debe ser no pasar hambre.

COME LIGERO
Si te has pasado en Navidad, la recomendación es que en los días posteriores combines alimentos bajos en calorías como hortalizas, verduras o pescados, y cocinarlos de una forma ligera. Las ensaladas son una buena opción, ya que contrarrestan el efecto de las toxinas, son ricas en vitaminas y antioxidantes. Y esta regla te sirve para todo el año: cada vez que te pases, no te arrepientas ni te castigues no comiendo, ¡compensa!

EQUILIBRA LAS PROTEÍNAS
Para no sobrecargar tu organismo y tu hígado de toxinas, calorías y grasas saturadas es importante tomar proteínas animales procedentes del pescado, carnes blancas poco grasas y huevos. También puedes obtener proteínas de origen vegetal de alimentos como la soya, la avena o las legumbres. Incluye proteínas en el desayuno y tendrás el hambre a raya durante todo el día.

REDUCE LAS CALORÍAS
Suprime el azúcar de mesa (adiós definitivo al azúcar blanco) y evita los refrescos con azúcar añadido y los alimentos fritos, que añaden muchas calorías. Es mejor optar por formas de cocción más sanas como hervir, cocinar al vapor o a la plancha.

Además, es conveniente sustituir los lácteos por productos desnatados. ¿Te gusta mucho el dulce? Sustituye el azúcar blanco por moreno integral o estevia y la bollería industrial por dulces caseros. Otro de tus mandamientos debe ser leer la etiqueta de todo lo compras para detectar el azúcar, las grasas y otros ingredientes ocultos e indeseados.

MANTÉN UNA RUTINA
Realizar las comidas siempre a la misma hora es importante para regular el tránsito intestinal. Pero también es aconsejable para no saltarte comidas, para poder asegurarte todos los nutrientes que necesita tu organismo, para controlar la sensación de hambre, para tener energía durante todo el día y para no alterar otras necesidades fisiológicas, como el sueño.

MENOS ALCOHOL
Si te gusta tomar una copa de vino, un cóctel o un combinado de vez en cuando, procura seguir esa norma: que sea de vez en cuando, nunca una costumbre diaria. Cuanto menos alcohol tomes, más calorías vacías le ahorrarás a tu cuerpo. Y si un día te pasas, bebe toda el agua que puedas entre copa y copa y antes de irte a dormir para evitar la deshidratación (eso es precisamente la resaca). Y al día siguiente, dieta depurativa a base de frutas y verduras y, al menos, 1.5 litros de agua para eliminar toxinas.
Comentarios