San Luis Potosí, S. L. P. México
BUSCAR
Sección: Vida
En estas fechas, cocina con calabazas
18/10/20 | 11:27 | Por: Redacción
En compañía de tu familia puedes preparar desde ricos pasteles y postres hasta sopas, pan y cerveza.
Aunque al hablar de todas estas calabazas se suele pensar en el enorme fruto naranja habitual de Halloween, lo cierto es que este alimento posee multitud de formas y colores.

La variedad que se ve durante este festejo es la calabaza gigante y, en ocasiones, también una hermana suya algo más pequeñas, pero en realidad hay decenas de tipos de calabaza: la verrugosa, la vinatera (con forma de botella), la de cuello torcido, la de bellota, la de cabello de ángel (con la que se elabora el conocido dulce).

La calabaza, muy rica en vitamina C, es un producto muy versátil con múltiples aplicaciones en gastronomía.

Se prepara hervida, horneada, asada o incluso cortada y frita como si fueran papas. Son habituales las cremas de calabaza, pero también se utiliza para hacer sopas, guarniciones y multitud de dulces, tales como tartas y bizcochos. Se puede usar para hacer cerveza y sus semillas son la alternativa más popular a las de girasol.

¿SON SALUDABLES?
Su principal componente es el agua, así que tiene un bajo contenido en hidratos de carbono y grasas. Es muy buena contra la fiebre, gracias a sus cualidades antipiréticas.

Es buena para la visión (previene el desarrollo de cataratas) y ayuda al sistema inmunológico. Posee una considerable cantidad de fibra, así que ayuda al tránsito intestinal.

Pero la magia no acaba ahí, mejora la circulación y ayuda a regular los niveles de glucosa en la sangre, lo que la hace muy recomendable para las personas con problemas reumáticos y las que padecen diabetes.

Además, ayuda a eliminar grasa y líquidos del organismo y, por lo tanto, previene las retenciones y es ideal para el tratamiento de la obesidad.

Sus propiedades antioxidantes reducen el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, pero además las convierte en un interesante producto en el área cosmética. Tanto el aceite como la piel y la pulpa —en forma de mascarilla— ralentizan el envejecimiento de las células.
Comentarios