San Luis Potosí, S. L. P. México
BUSCAR
Sección: área
Denuncia doctora despido injustificado
06/10/19 | 12:56 | Por: Rocío Morales
Saida Anyul Abud Flores contó a Exprés su versión sobre su salida del staff médico del club; relata hechos que revelan trato desigual a mujeres en la organización.
Tras ser despedida injustamente como médico del Atlético de San Luis, la doctora Saida Anyul Abud Flores atribuyó su salida de la institución a la rivalidad personal que adquirió con ella el Director de Fuerzas Básicas del Club, Jordi González.

Titulada con promedio de 9.3 como Médico Cirujano por la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, Anyul Abud jamás pensó que lo que para ella, lo que comenzó como un gran reto y una experiencia maravillosa, se transformaría en una incómoda situación, que no solo llevó a su despido, sino hasta el intento por desprestigiar su intachable trayectoria.

"Empezaron las jornadas, todo iba bien, creo que el primer problema se dio previo al viaje a Ciudad Juárez, cuando me dijeron que regresaríamos en autobús. Como médico del equipo, fui con Jordi González y le externé lo riesgoso que sería que, después de la actividad de un partido, las jugadoras realizaran un viaje de doce horas sentadas, pues en el menor de los casos alguna de ellas podría contracturarse o, en el peor de los panoramas, se les podría formar un coágulo y este derivar en una embolia o un infarto cerebral", detalló.

"Yo no pretendía que nos regresaran en avión, incluso sugerí que esa noche se descansara en Juárez y al día siguiente se realizara el viaje como lo proponían, pero esa observación mía generó un problema enorme con Jordi González, me contestó que si él no se metía en los asuntos médicos, yo no me metiera en los asuntos administrativos".

Contó que "al regreso, el mismo Jordi me pidió que exigiera a las jugadoras cuidar su peso, pues estaba en números rojos y le indiqué que esto era porque ya no se les daba de comer en el club. Él argumentó que no podían estar en el mismo lugar los hombres y las mujeres. Total, consiguieron un servicio, pero las jugadoras lo tenían que pagar a pesar de que se les paga poco".

"Me indicó, también, que necesitaban las jugadoras ir al gimnasio, pero cuando sugerí que usaran el de La Presa, me volvió a argumentar que ese era para los hombres y no lo podían usar los dos. Les consiguieron el del Plan de San Luis, aunque ese nunca lo pudimos usar, porque siempre está lleno y porque no puede haber tantas personas entrenando al mismo tiempo", explicó.

La Dra. Anyul Abud detalla a Exprés que las jugadoras gana poco dinero y con ello tienen que pagar renta de vivienda (pues algunas no radican en San Luis Potosí), y además con ello pagar sus traslados, alimentación y otros gastos.

"Les modificaron los horarios. De entrenar por las tardes las cambiaron para la mañana y algunas de ellas ya tenían un trabajo que les ayudaba con sus gastos, pues con esos salarios ellas no pueden sobrevivir y eso además les impide alimentarse de manera adecuada", agregó Saida.

Ante esta situación la médico consiguió que Carnicería La Blanquita, de la Familia Buendía y otro grupo de potosinos de buen corazón, apoyaran con carne, pollo, pescado y otros productos de la canasta básica a las chicas.

"La nota de un portal nacional, en la que hacían referencia a mi persona, fue la gota que derramó el vaso y el lunes, antes del juego contra León, me dicen que tiene que tengo que dar una rueda de prensa sobre el estado de salud de las chicas lesionadas en el juego contra Pumas. El responsable del cuerpo médico me llamó y me cuestionó sobre un supuesto pleito con el técnico Martín Casas y las faltas de respeto hacia él durante la discusión, pero eso es algo que no sucedió, lo inventaron ellos para argumentar mi despido".

Oficialmente el club señala que el área de academia realiza cambios internos para mejora de los equipos en búsqueda de especialistas en el área deportiva, aunque en los hechos todo apunta a que el manejo que Jordi González dio a situaciones de crisis en la institución, más que ayudar a la institución la tiene sumida en un maremágnum de credibilidad y descrédito.
Comentarios