San Luis Potosí, S. L. P. México
BUSCAR
Opinión Café Turco
LA SOMBRA DE UN CANDIDATO
16/07/19 | 07:00 | Por: DAVID MEDRANO
Años atrás, en 2009, cuando el fenómeno AMLO aún divagaba entre las izquierdas del PRD y del PT, cuando se reponía de su primer derrota en 2006 ante el panista Felipe Calderón, cuando fueron insuficientes su redes ciudadanas y el tono discursivo del robo de la elección, su coordinador, Juan Ramiro Robledo Ruiz, daba la batalla por la gubernatura de SLP contra Alejandro Zapata Perogordo y el priista Fernando Toranzo, entre ambos, con una diferencia de 45 mil votos entre ellos, lograron que votaran 800 mil potosinos.

La izquierda política como tal, en SLP, había permanecido desde hacía muchos años, asociada más con el Partido de la Revolución Democrática, como una mera fuerza testimonial, competía en las elecciones, pero sus resultados iban de malos a regulares, el encono encarnizado era el control para lograr las plurinominales, y acaso, colocar un puñado de regidurías.


Usufructuado por el gallardismo, logró volverse competitivo, explotaron en Soledad de Graciano Sánchez, el modelo político tamaulipeco que le permitió al PRI, una supremacía de varios años en Tamaulipas: un contacto con la ciudadanía a través de redes tejidas –aunque no por fuerza, controladas-, desde el partido político, férreo control de la estructura, y un marcado asistencialismo, matizado en forma posterior por el glamour que el PRD les imprimió a esos programas, cuando gobernó la CDMX tanto Andrés López Obrador y su sucesor Marcelo Ebrard.


El advenimiento de las fuerzas de izquierda sin nombre, procesadas por AMLO para construir al Movimiento de Regeneración Nacional, la mística que le imprimió como el único partido político libre de los abusos y atropellos sí vistos en los demás, una fuerza sin mácula, con un liderazgo carismático soportado en el rencor que la ciudadanía acumuló por varios años, dieron la fórmula del tsunami MORENA visto en 2018.


Hasta el 2015, el PRD continuó  como fuerza testimonial en la elección por la gubernatura, el Atlas de Información Electoral que elaboró el CEEPAC hace poco, consignó que el ex priista, Fernando Pérez Espinosa, enfadado porque no se le dio la candidatura que trabajó desde el Congreso local donde desempeñó como presidente de la Directiva, compitió por la alianza partidaria encabezada por el PRD –ya controlado por el gallardismo-, el PT y Conciencia Popular, para lograr 196 mil 931 votos. Esa cantidad dista con mucho de lo que registraban en elecciones pasadas.


Apenas en etapa, o como un reflejo de que es López Obrador que dio fuerza a MORENA, por más postulados que acerquen a la ciudadanía, en esa elección su candidato Sergio Serrano, acumuló 25 mil 715 votos.


Eugenio Govea, como candidato testimonial emecista, juntó 43 mil 053.


Años atrás, en 2009, cuando el fenómeno AMLO aún divagaba entre las izquierdas del PRD y del PT, cuando se reponía de su primer derrota en 2006 ante el panista Felipe Calderón, cuando fueron insuficientes su redes ciudadanas y el tono discursivo del robo de la elección, su coordinador, Juan Ramiro Robledo Ruiz, daba la batalla por la gubernatura de SLP contra Alejandro Zapata Perogordo y el priista Fernando Toranzo, entre ambos, con una diferencia de 45 mil votos entre ellos, lograron que votaran 800 mil potosinos.


Robledo en su causa personal, con un PRD apocado pero que antes le había dado oportunidad para ser diputado local; sin liderazgos, cero estructura territorial, recursos partidistas objeto del canibalismo perredista, aún así, pudo acumular cerca de 90 mil votos. En esa elección un acuerdo le dio la posibilidad, a invitación expresa, para que fuese contralor general de gobierno, pero declinó al ofrecimiento y desapareció de escena, hasta su reciente incorporación hace unos años, como magistrado presidente del Tribunal Estatal de Justicia Administrativa.


En corto y en forma abierta, descarta que no tiene el mínimo interés en ser candidato a la gubernatura, en la elección de 2021, ahora con un partido político muy acorde a su línea de pensamiento, apegado a los postulados lopezobradoristas que también él, ha compartido en diferentes momentos y circunstancias.


La negativa es rotunda, también la que  dio hace unas semanas en SLP, Esteban Moctezuma Barragán secretario de Educación Pública. Es su obligación, por costumbre, como una cábala de la política, nadie aceptará en forma abierta una aspiración, hasta tener por lo menos un guiño de la persona que saben que habrá de resolver sobre la candidatura. En el caso de MORENA, nadie más que López Obrador.


A EMB le tiene estima, es notorio, es dentro de su equipo de funcionarios de primer nivel, con quien hace cercanía, es el responsable directo de operar una de sus promesas más emblemáticas: desactivar la reforma educativa peñanietista, también de reconstruir una nueva relación con el sindicato magisterial, en ambos casos, lo ha hecho de una manera que ha dejado satisfecho a AMLO. Además, aunque sea por momento, cualquier riesgo relacionado con la educación o el magisterio, está conjurado.


JRRR está refugiado en su oficina del TEJA en avenida Carranza, ha emprendido un proceso de remodelación de las instalaciones, en el que ha obtenido el respaldo del gobierno local. Sin embargo, tiene proyección, hace unas semanas, como representante de las cortes administrativas, pero también, ha estado en forma reciente, en varias ocasiones, en la Ciudad de México, se ha dado tiempo de charlas con amigos, y hasta dar entrevistas y apreciaciones personales a medios nacionales.


Los que presumen de seguir el rastro de una víbora sobre el agua, están seguros que eso debe indicar algo, no es fortuito, hay señales que pueden interpretarse para perfilar una perspectiva, desde luego, asociada al partido Movimiento de Regeneración Nacional.


Cuando López Obrador visitó por primera ocasión la capital potosina, como presidente electo, tuvo un encuentro con diferentes sectores, en Palacio de Gobierno, en una parte del salón principal donde hace varios años, ocupó sus departamentos, el mandatario nacional Benito Juárez, durante su presidencia itinerante. Lo acompañó en esa visita Esteban Moctezuma, se mantuvo atento a cualquier instrucción, pero las más de las veces, dos o tres metros atrás.


Se trató de un evento privado, cerrado.


Los testimonios que pudimos recabar sobre ese encuentro, nos dicen que sí estuvo el magistrado Robledo Ruiz, y que tuvo como un muy espontáneo encuentro con el presidente electo.


El magistrado tiene razón, está convencido en continuar en el desempeño de sus funciones al frente del TEJA, pero el próximo año, el líder de MORENA, seguro hará cotejo de cuáles perfiles tiene a la mano, allegados a él, como uno de los primeros requisitos que se ha observado, y segundo, leales por antonomasia. Y es muy difícil y duro decir no al presidente.


****

Manuel Villar Rubio entra a su última etapa como rector de la UASLP, lo que convulsiona toda la institución, porque los directores de facultades empiezan a moverse con la intentona de convertirse en el posible sucesor.


A todas luces, Anuar Kassís, actual secretario general de la Universidad, es la persona en quien buscarían continuar el legado.


El que haya intromisión de partidos o fuerzas políticas, no es nuevo en la UASLP, es de toda la vida, con ánimo de influir hasta donde les sea posible. La sorpresa es que el gallardismo, haya encontrado en la una ventana de oportunidad, quiere impulsar a su candidato para la rectoría. Y ya tiene algunos avances.


En la pasada elección por las Consejerías Estudiantiles, trataron de influir con un familiar allegado a ellos.


****

La ruta alterna Juárez – Eje 140, es un hecho, es mero trámite, empero, es muy seguro que a pesar que ya tiene asignada clave de la Unidad de Inversión, las primeras asignaciones de recursos –sería una infraestructura por etapas-, sean hasta el Presupuesto de Egresos de la Federación 2020.


****

Es una primera auscultación que se hace en el PRI, con intenciones electorales, un ejercicio que ya es compartido con PPE: potenciales candidatos.

 

dmedranou@gmail.com

@MEDCORP  

 

Comentarios